1. Mazur­ka-Cho­ro
  2. Schot­tisch-Cho­ro
  3. Val­sa-Cho­ro
  4. Gavo­ta-Cho­ro
  5. Cho­rinho

(tex­to extraí­do de http://www.classicalarchives.com/work/70765.html#tvf=tracks&tv=about, All Music Gui­de,   mayo 2012)

Duran­te su ado­les­cen­cia y has­ta poco des­pués de cum­plir vein­te años, Hei­tor Villa-Lobos inten­tó varias veces rea­li­zar estu­dios musi­ca­les for­ma­les. Pero cada vez se frus­tró con la rigi­dez del aca­de­mi­cis­mo e inevi­ta­ble­men­te retor­nó a la músi­ca popu­lar y fol­cló­ri­ca, y sus músi­cos, de su país natal. Muchas veces tocó e impro­vi­só con músi­cos calle­je­ros ama­teurs y se man­tu­vo eco­nó­mi­ca­men­te tocan­do en cines, clu­bes noc­tur­nos y cafés de Río de Janei­ro. Por esos tiem­pos, la músi­ca bra­si­le­ña se nutría de los esti­los y for­mas clá­si­cos y popu­la­res de Euro­pa, y esa com­bi­na­ción pron­to se le hizo natu­ral a Villa-Lobos al com­po­ner su pro­pia músi­ca. Las cin­co pie­zas que com­po­nen la Sui­te popu­lai­re bré­si­lien­ne fue­ron escri­tas entre los años 1908 y 1912. Fue­ron selec­cio­na­das de entre muchas pie­zas tem­pra­nas de Villa-Lobos y ensam­bla­das como una sui­te por su edi­tor fran­cés, Max Eschig. Los títu­los de las piezs, cada uno com­bi­nan­do una for­ma euro­pea con una dan­za bra­si­le­ña, el chô­ro, refle­fa el esti­lo del com­po­si­tor. (Híbri­dos simi­la­res fue­ron carac­te­rís­ti­cos de la músi­ca popu­lar dan­za­ble bra­si­le­ña de la épo­ca.) La Mazur­ka-Chô­ro que abre la sui­te, con su tono algo nos­tál­gi­co, es segui­da por el Schot­tisch-Chô­ro (el schot­tisch era una dan­za popu­lar del S. XIX simi­lar a la pol­ka), la agri­dul­ce Val­sa-Chô­ro, y una encan­ta­do­ra, Gavo­ta-Chô­ro de esti­lo casi clá­si­co. El Chô­rinho que con­clu­ye la sui­te, un chô­ro en minia­tu­ra, es un tan­to más oscu­ro y dra­má­ti­co que las cua­tro pie­zas pre­vias. Pero todas son tan melo­dio­sas y fáci­les de escu­char que uno podría ima­gi­nár­se­las sien­do toca­das e impro­vi­sa­das por los músi­cos calle­je­ros de Brasil.