Deprecated: Function get_bloginfo was called with an argument that is deprecated since version 2.2.0! The home option is deprecated for the family of bloginfo() functions. Use the url option instead. in /home/hernyyto/public_html/wp-includes/functions.php on line 5665

Sonatina [meridional]

por Miguel Alcá­zar (en “Obra com­ple­ta para gui­ta­rra de Manuel M. Pon­ce”, Méxi­co: Cona­cul­ta, 2000, 166–69)

El manus­cri­to final de esta obra lle­va la ano­ta­ción: París, Diciem­bre de 1930. Tam­bién exis­te un manus­cri­to ante­rior del pri­mer movi­mien­to, casi diez com­pa­ses del segun­do y el ter­ce­ro, en la libre­ta ver­de que con­tie­ne los pre­lu­dios. Todo este mate­rial se encuen­tra des­de el anver­so del folio 24 has­ta el anver­so del folio 28, resul­tan­do menos ela­bo­ra­do que la ver­sión final, que es el manus­cri­to publi­ca­do aquí. La Sona­ti­na fue escri­ta en un esti­lo espa­ñol, debi­do a una peti­ción expre­sa de Sego­via, pero con un color impre­sio­nis­ta que nos recuer­da las incur­sio­nes en lo espa­ñol de un Debussy o un Ravel, dan­do un paso más allá en el últi­mo tiem­po con un peque­ño pasa­je bito­nal. La peti­ción de Sego­via data del 31 de agos­to de 1930:

Pero mien­tras el Con­cier­to avan­za, mien­tras lle­ga a la edad viril, ¿por qué no escri­bes una Sona­ti­na ‑no Sona­ta- de carác­ter neta­men­te espa­ñol? Si qui­sie­ras pon­te a ello, se la ofre­ce­ría ense­gui­da a Schott, para que la inclu­ye­se en la serie de media­na difi­cul­tad. ¿Por qué no lo haces? Ten­go unos deseos enor­mes de que la escri­bas… Estoy segu­ro de que harías algo tan gra­cio­so como la de Torro­ba, y de mucho más enjun­dia musi­cal. Decí­de­te. Ahí tie­nes temas, aun­que en reali­dad, ni siquie­ra los necesitas.

En las tres car­tas siguien­tes le sigue recor­dan­do que tra­ba­je en la Sona­ti­na y en otra car­ta, de febre­ro de 1931, le dice que pre­fie­re tocar las varia­cio­nes en un reci­tal en la Ópe­ra de París, en lugar de ella. Lue­go, a media­dos de ese año, le dice que inten­te otra solu­ción para reem­pla­zar un frag­men­to de la Sona­ti­na, y a fina­les de octu­bre le recuer­da no olvi­dar­se de revi­sar­la. Tres meses des­pués, en una car­ta del 11 de enero de 1932, le dice:

Estoy dejan­do para lo últi­mo una cosa que quie­ro decir­te des­de el prin­ci­pio, y que me fue suge­ri­da por Gas­par Cas­sa­dó, al escu­char el Andan­te de tu sona­ti­na. La pro­gre­sión que empie­za en el com­pás núme­ro 9 y que ter­mi­na en el núme­ro 13 ‑ambos inclu­si­ve- ¿no crees que sería mejor sus­ti­tuir­la por otra más den­tro del carác­ter del Andan­te y en gene­ral de toda la obra? Musi­cal­men­te me gus­ta mucho y tal vez por eso no había yo obser­va­do, antes de que lo hicie­ra Cas­sa­dó, que en efec­to se des­pe­ga un poco de lo que la pre­ce­de y la sigue ‑que es tan bello-. Y pues­to que la Sona­ti­na ha sufri­do ya varias modi­fi­ca­cio­nes que la han mejo­ra­do, ¿por qué no inten­tar esta últi­ma que la com­ple­ta­rá? Estoy desean­do que la oigas para que te entu­sias­mes. Ni siquie­ra en Albé­niz hay nada que ten­ga el brío, la pujan­za del Alle­gro, ni la poe­sía del Andan­te tan admi­ra­ble­men­te liga­da al soni­do poé­ti­co de la Gui­ta­rra. Con las Varia­cio­nes de las Follias, es la obra que más me gus­ta. Aque­lla en gran­de, esta en pequeña.

Según pare­ce, Pon­ce reali­zó estos cam­bios, que Sego­via comen­ta en su siguien­te car­ta del 25 de enero, escri­ta en Ginebra:

¡¡Si vie­ras qué esplén­di­da­men­te ha que­da­do la Sona­ti­na!! A pro­pó­si­to: pre­fie­ro dese­char el cam­bio que me has man­da­do, y con­ser­vo lo escri­to ori­gi­nal­men­te. Es mejor. He pro­ba­do el Andan­te y el Alle­go en el con­cier­to de aquí, y no ha habi­do músi­co pre­sen­te en la sala que des­pués no me haya habla­do con entusiasmo.

Final­men­te, en una car­ta escri­ta en Mála­ga en mayo del mis­mo año, le infor­ma que a fines de ese mis­mo mes estre­na­rá la Sona­ti­na en París en la Salle Gaveau. Y tam­bién le comen­ta que esta obra «ha hecho las deli­cias de los pocos músi­cos sin hiel que hay en España».

Sego­via reali­zó su publi­ca­ción con Schott en 1939, bajo el títu­lo de Sona­ti­na meri­dio­nal, pero aña­dién­do­le tam­bién un sub­tí­tu­lo pro­gra­má­ti­co a cada uno de los movi­mien­tos. Así, el pri­mer tiem­po se con­vir­tió en Cam­po, el segun­do en Copla, y el ter­ce­ro en Fies­ta; y el Alle­gro non trop­po del pri­mer movi­mien­to se vol­vió Alle­gret­to, y el Viva­ce del últi­mo tiem­po ter­mi­nó en Alle­gro con brio. Sego­via gra­bó en Lon­dres, en junio de 1949, la obra com­ple­ta para HMV.